Novedades sobre seguridad física, electrónica e industrial

COVID-19: Seguridad Electrónica para combatir la Pandemia

image-from-rawpixel-id-2296153-jpeg

La crisis global que estamos viviendo permite que algunos usuarios, obligados por la circunstancia, comiencen a utilizar algún tipo de solución tecnología que hasta este momento no consideraban en el abanico de posibles herramientas.

Una de estas soluciones son las hoy famosas cámaras térmicas, una de las soluciones de videovigilancia que mas se ha popularizado desde que comenzó la Pandemia.

¿Qué son las cámaras térmicas?

Este tipo de cámara, tal como lo indica su nombre, tienen la capacidad de “ver" calor y aún más, pueden medir el calor que están viendo en cada sector de la imagen captada.

En seguridad, estas cámaras tienen como fin detectar personas en grandes extensiones de terreno, en donde sería imposible visualizar las imágenes recibidas por una cámara convencional.

Imagine un corredor de 1000 metros de largo entre dos alambres tejidos, bordeando un condominio o una fábrica por ejemplo. Ahora piense en ese corredor de noche, con niebla y porque no, con lluvia.

Seria imposible que un operador pueda visualizar lo que esta sucediendo allí en esas condiciones con una cámara convencional. Sin embargo, una cámara térmica puede captar la imagen perfectamente e identificar a un intruso simplemente mediante la detección del calor que este emite. La cámara térmica, detecta a una figura que se mueve dentro de su radio de visión, con una temperatura similar a la humana y emite una alarma. Recién ahí el operador puede detectar al intruso, independientemente de las condiciones climáticas, lumínicas o la lejanía.

Cámaras Térmicas y COVID-19

Este tipo de solución pensada hasta hace poco tiempo solo para identificar intrusos, comenzó a utilizarse desde hace algunos años en grandes instalaciones para medir la temperatura de personas en forma masiva.

Es común ver esta tecnología en aeropuertos por ejemplo en donde se necesita establecer rápidamente que persona tiene una temperatura mas elevada de la normal, lo que podría indicar algún tipo de enfermedad.

Si bien no es una solución económica, la tecnología se ha masificado y hoy en día es utilizada por empresas e instituciones para medir la temperatura de las personas que ingresan a determinado lugar.

El funcionamiento es más que sencillo:

  • Se instala una cámara en el ingreso a determinado lugar
  • A media que las personas ingresas, sin que ellas si quiera lo noten, la cámara detecta los rostros y mide la temperatura de esa región
  • En caso de detectar una temperatura más elevada que la previamente configurada como “límite tolerable”, se dispara una alarma que permite al personal de seguridad identificar a la persona en cuestión.
  • Este tipo de tecnologías, permiten monitorear un flujo de hasta 80 personas por minuto con una precisión increíble.

Una vez más, vemos con este ejemplo cómo la tecnología es un claro apoyo de las fuerzas de seguridad públicas o privadas, quienes deben enfocar la atención en la prevención, automatizando en todo lo que se puede las tareas repetitivas, tales como la medición de temperatura.


Ahora que ya conoces esta solución, ¿Qué esperás para sacarle el máximo provecho a la tecnología y estar a las altura de las empresas con mayor seguridad en el mundo?


¡Suscribite aquí!

Últimas novedades:




¡Seguinos en las redes!